Noticias Volver

MAY
28

GESINOR, primer servicio de prevención en Navarra que ofrece formación específica sobre una figura emergente en el sector laboral europeo

Disminuir el número de siniestros laborales así como garantizar el éxito de las medidas preventivas adoptadas al respecto son los ejes fundamentales sobre los que se asientan las distintas normativas que se han elaborado sobre esta materia. La creciente internacionalización de muchas empresas navarras ha llevado a que sus trabajadores deban asumir tanto la normativa nacional (Ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/95) como la del país en la que desempeñan sus funciones.

En ese contexto, GESINOR ha querido anticiparse y se ha convertido en el primer servicio de prevención en Navarra que ofrece formación específica sobre una figura emergente dentro del sector laboral europeo. Nos referimos al RIGGER, o profesional encargado de disminuir los riesgos en operaciones con grúas y puentes grúa ya que se encarga de preparar la carga correctamente y guiar al operador, a través de las correspondientes señales de izaje, para garantizar el éxito de la maniobra así como la seguridad de todos los que participan en la misma.

GESINOR ofrece al respecto, por lo tanto, una formación innovadora y eminentemente práctica con la que trata de resolver diversas cuestiones relacionadas con cuáles son las funciones que definen al RIGGER y que lo diferencian del operador de grúa.  Referido a esto último, por ejemplo, las certificaciones son independientes en la medida en que el operador debe estar en la grúa mientras que el RIGGER tiene como principal cometido atender la transferencia de las cargas y su área de maniobra o influencia.

A partir de ahí, entre las funciones de este último están:

  • Calcular el centro de gravedad de la carga
  • Elegir las eslingas correctas y asegurarse de que estén en buenas condiciones
  • Inspeccionar y verificar que todo el equipo y accesorios sean los adecuados para un izaje seguro y exitoso
  • Desarrollar un plan de izaje
  • Aparejar y estibar la carga
  • Mantener la distancia de seguridad con cualquier elemento que pueda poner en peligro la maniobra y el personal involucrado en la misma
  • Analizar las condiciones del clima y definir cuándo no es seguro realizar la maniobra
  • Ser los ojos y oídos del operador de grúa.
  • Situado en el área donde se desarrolle el izaje y transferencia de cargas, guiará al operador en las tareas de movilizar, apilar, estibar y desestibar cargas de peso considerables

En conclusión, como bien apunta Izaskun Extremado, técnica del área de Formación de GESINOR, “el trabajo de un RIGGER debe tomarse muy en serio puesto que cada una de sus funciones son importantes por sí mismas y pueden marcar la diferencia entre una maniobra de izaje exitosa y una tragedia”.